InicioNoticiasLatinoamerica y el CaribeEl papa Francisco cumple cuatro años de un difícil pontificado

El papa Francisco cumple cuatro años de un difícil pontificado

Su estilo, marcado por la impresión de un desinterés por las reglas y tradiciones seculares de la iglesia, le ha costado críticas, aunque algunos creen que se trata de una estrategia

Mar 13, 2017 | 10:48 am

PAPAFRANCISCO4AÑOS

Mundo, Notihoy, (Actualidad) - Con 80 años bien llevados a cuestas y en medio de una indudable popularidad externa y los igualmente evidentes contrastes internos, Jorge Mario Bergoglio cumple hoy cuatro años de pontificado, iniciado el 13 de marzo de 2013 con su elección por el Conclave de cardenales reunidos en la Capilla Sixtina, del cual emergió como papa Francisco, primer pontífice latinoamericano y primer jesuita de la historia.

Cuatro años de difícil y desafiante pontificado en los que ha tratado entre muchas dificultades de imprimir un cambio vigorosamente “reformista”, actitud que por un lado ha generado un amplio apoyo popular y mediático, pero por el otro crecientes hostilidades, y por lo tanto divisiones dentro de la Iglesia.

 – Papa Francisco pide perdón por sus errores y escándalos de la Iglesia

Concluido el “Año de la Misericordia”, que constituyó el sello característico de su cambio de enfoque pastoral, en la que llamó “la revolución de la ternura”, Francisco afronta un 2017 que algunos consideran de transición, a no ser por algunas de sus imprevistas iniciativas que pueden significar nuevas “aperturas”, además de la gestión diplomática de las crisis internacionales que se acumulan en el horizonte.

Los cuatro años transcurridos del pontificado bergogliano, han sido caracterizados por el marcado estilo personal del exarzobispo de Buenos Aires, con la impresión de un desinterés por las reglas y las tradiciones seculares de la Iglesia, pero que en cambio muchos interpretan como una estrategia elaborada por algún consejero experto en cuestiones de Curia y diplomacia.

Una Curia, cuyas luchas internas (que no solo no han disminuido, sino que parecen haberse incrementado) jugaron un importante rol en la renuncia de Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, que hoy es Papa emérito y que el 16 de abril cumplirá 90 años.

El mismo Francisco ha subrayado varias veces que sigue los consejos de sus nueve asesores, el llamado “G9” del Vaticano, que lo ayudan en el difícil Gobierno de la Iglesia.

Dos aspectos oscuros siguen vigentes en el Vaticano y en general en la Iglesia: la corrupción (como lo reconoció públicamente Bergoglio) y sobre todo el espectro, y las resistencias, de la pederastia clerical

Resistencias que indujeron a Marie Collins, la irlandesa víctima de abusos sexuales por parte de un cura cuando tenía doce años, a renunciar a la pontificia comisión para la tutela de menores (instituida por Francisco) y acusando a la Curia de sabotear las propuestas de la Comisión. Sin duda alguna, esta plaga sigue representando una grave herida, aún abierta, dentro del mundo eclesiástico.

El sacerdote y escritor jesuita Thomas Reese afirma que la gestión de Francisco “ha causado un profundo impacto en la Iglesia. Es cierto que no ha cambiado la posición sobre el control de los nacimientos, el celibato sacerdotal, el sacerdocio femenino y el matrimonio homosexual, pero ha cambiado el modo en el que vemos a la Iglesia”.

No hay que olvidar por otra parte que, si bien de manera poco clara (dando lugar a variadas interpretaciones y a la acusación de “crear confusión”) Bergoglio ha abierto la puerta a los divorciados vueltos a casar y desde el punto de vista ecuménico se ha acercado significativamente a los anglicanos y protestantes, rehabilitando de hecho a Martin Lutero. Otra apertura es la relativa a la ordenación de hombres casados para hacer frente a la falta de vocaciones y por lo tanto de sacerdotes en regiones y zonas aisladas.

Bergoglio ha impulsado, con palabras, gestos e iniciativas, “una Iglesia en salida en particular hacia la periferia, pobre y para los pobres”; una actitud que también le ha provocado la crítica de “exasperado pauperismo”. “La misericordia debe privilegiar la evangelización antes que propagar una lista de dogmas y reglas que deben ser aceptadas por los fieles, y debe dirigirse a los pobres, marginados, descartados, refugiados y los sin techo”.

Continuas y durísimas han sido también sus críticas al “Dios dinero” y al capitalismo que aumenta las desigualdades, al capitalismo “que mata”

Las reformas de Francisco se han visto de manera evidente a nivel estructural. Este año deberían empezar a funcionar dos nuevos “ministerios”: el de los Laicos, La Familia y La Vida, y el dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. Estos “ministerios de la reforma se agregan a las secretarías para la Economía, y para las Comunicaciones. Avanza además la “limpieza” y la reforma del IOR, el banco del Papa, fuente de numerosos casos de corrupción, maniobras y luchas.

Francisco medita ahora realizar cambios en los puestos claves de la Curia, donde se anida un fuerte grupo de cardenales opositores a su línea. Habrá que ver hasta donde podrá llegar su renovación. Las conspiraciones que se extienden desde el Vaticano hasta algunas grandes conferencias como la italiana, la estadunidense y la polaca, se exasperan a causa de los nombramientos con los que Bergoglio trata de crear una mayoría de obispos favorable a su proyecto de reforma.

En 2017 Francisco viajará a Asia, África y Colombia, además de visitar, en mayo, el santuario de Fátima, en Portugal. El viaje a Rusia aún no se concreta también a causa de la cuestión ucraniana, mientras que habrá que esperar la definición de puntos importantes y el consiguiente histórico acuerdo con China.

Una curiosidad: “Siento que mi pontificado durará entre cuatro y cinco años”, ha repetido Francisco. Hoy inicia el quinto.

Fuente: El sol de México (NHJRU)

Dejanos tu comentario:

Otros artículos de interes