InicioDeporte | Otros DeportesEl ‘big data’ decidirá si hay que acortar la duración de los partidos de la NBA

El ‘big data’ decidirá si hay que acortar la duración de los partidos de la NBA

La gente pierde ahora la concentración después de un promedio de ocho segundos de atención

Abr 04, 2017 | 03:00 pm

nba

Mundo, Notihoy, (Deportes) - La principal liga de baloncesto del mundo, la NBA estadounidense, es uno de los ejemplos más claros de competiciones deportivas que se están adaptando a los sucesivas innovaciones tecnológicas: big data, inteligencia artificial, internet de las cosas… Sus impulsores pretenden mejorar el espectáculo del que disfrutan tanto los asistentes a los partidos como la audiencia de cualquier pantalla —televisiones, ordenadores, dispositivos móviles, etcétera— y también incrementar los beneficios del negocio. El jefe de operaciones de medios y tecnología de la NBA, Steve Hellmuth, lo resume así: “Hay mucho más dinamismo e interés gracias a la analítica de datos”.

Los 82 partidos de temporada regular que disputan los 29 equipos de Estados Unidos y el que tiene su sede en Canadá, supone un número muy elevado de viajes aéreos. Pues bien, un programador de desplazamientos fija estas fechas buscando los momentos óptimos. La información que maneja no es exclusivamente deportiva, ya que los jugadores y los equipos técnicos van a espacios que albergan conciertos y otros acontecimientos públicos. Las combinaciones posibles literalmente ascienden a miles de millones. El calendario planificado en la nube propicia que el estado de los deportistas no se resienta por motivos ajenos a su actividad.

La liga, además, cuenta con un completo portal de estadísticas, recogidas desde 1946, gestionado conjuntamente con la empresa especializada SAP. Esta información está a disposición de periodistas y profesionales de la televisión en múltiples formatos para que enriquezcan sus narraciones y comentarios.

En clave interna, el Replay Center se inauguró al inicio de la temporada 2014-2015 para servir grabaciones desde los mejores ángulos para que los árbitros observen a través de un monitor en la cancha las imágenes que les hagan salir de dudas en determinados casos. Las cámaras móviles que proporcionan este material son propiedad de la liga. Y, ya que la competición tiene estos contenidos, también los presentan para que sean accesible al gran público, por ejemplo, a través de la aplicación NBA League Pass.

El siguiente paso será la difusión automatizada desde la nube, sin intermediación humana, a través de ciertas reglas y etiquetas. Como añade Hellmuth, la escenografía es determinante para asegurar el éxito del evento. La iluminación y el sonido son aspectos cruciales en la captación y la transmisión audiovisual. Incluso se prepara el terreno para la resolución 4K y el despliegue de la realidad virtual. Los responsables del campeonato confían en que en pocos años un usuario pueda experimentar las sensaciones de alguien situado en el punto del pabellón que se desee, hasta en la pista. La biometría, esto es, el reconocimiento digital basado en rasgos físicos o de la conducta de los humanos, facilitará que el proyecto se haga realidad.

Con todos los datos que recopila, ordena y analiza esta organización, se efectúan pronósticos y se prevén medidas que pueden tener consecuencias insospechadas. Por ejemplo, el comisionado de la NBA, Adam Silver, ha llegado a anunciar que la duración de los partidos podría reducirse porque los nuevos públicos, en especial, los llamados millennials, a menudo no logran mantenerse atentos hasta el final de los encuentros. El directivo afirmó en una comparecencia pública en Londres: “Vamos a pensar en el formato, específicamente, con respecto a los dos últimos minutos”, cuando, a veces, se producen movimientos interesantes, pero, en otras ocasiones, no.

Según un informe de Microsoft (PDF), la gente pierde ahora la concentración después de un promedio de ocho segundos de atención. Los autores del trabajo, un grupo de investigadores canadienses que distribuyeron unas 2.000 encuestas, relacionan esta circunstancia con un estilo de vida en el que los utensilios tecnológicos tienen una influencia creciente, algo que tiene consecuencias cerebrales.

La conclusión se refuerza con el estudio del encefalograma de 112 participantes. Desde el año 2000, el lapso de interés ha disminuido en cuatro segundos. No en vano, añaden los científicos, para los consumidores de múltiples pantallas, es muy difícil “filtrar estímulos irrelevantes”, por lo que el “flujo múltiple” de los medios les acaba distrayendo.

Fuente: La Vanguardia (NHJRU)

Dejanos tu comentario:

Otros artículos de interes